Había una vez un niño de diez años

Había una vez un niño de diez años de edad que perdió su brazo izquierdo a una edad temprana. Se paraba en frente del dojo de judo de su barrio, mirando con tristeza cómo los otros chicos entrenaban. Un día, el sensei se reunió con él afuera. –¿Te gustaría...