Necesitar a otro es una vía segura hacia el sufrimiento. Tal vez al principio sintamos que tener una pareja es suficiente para sentirnos plenos, pero al poco tiempo empezamos a querer que “él” o “ella” cambie, para que pueda cumplir con nuestras expectativas.