was successfully added to your cart.

El silencioso centinela de la naturaleza

By 21 julio, 2015Artículos

El hielo se incrusta en esta tierra árida: el delicado encaje de un velo antiguo. Los picos, que como torres de granito se elevan por encima de las magníficas praderas vírgenes en Torres del Paine, al sur de Chile,  son un verdadero monumento a la belleza incomparable de la madre naturaleza.

Durante mi  reciente visita, tuve la oportunidad de presenciar rebaños de “guanacos”, – los ancestros más grandes de la llama domesticada-, mientras pastaban en su hábitat natural. Uno de sus comportamientos resultó particularmente fascinante para mí: en cada  rebaño el macho dominante actúa como “centinela”. El centinela se sitúa en el punto más elevado del terreno, un testigo constante del mundo alrededor. Vigila a los pumas, el mayor peligro para el rebaño de guanacos. Cuando un puma se divisa, el centinela emite un chillido agudo, alertando al rebaño para que pueda escapar.

Me cautivó la presencia calma y constante del centinela, como una notable metáfora de la conciencia atestiguando al intelecto. Al igual que el centinela, el amor-conciencia observa el movimiento de la mente, actuando sobre aquello  que es verdaderamente importante; el resto lo deja pasar, impasible. Esta es la sabiduría de la naturaleza: no queda atrapada en preocupaciones o inquietudes, involucrándose solamente cuando es necesario, antes de regresar a la calma.

Esto evidencia un contraste extremo con la forma en que nos comportamos habitualmente. Nuestros pensamientos ejercen tal poder sobre nosotros que nos llevan de aquí para allá: un simple pensamiento, a menudo sobre un evento futuro muy poco probable, puede generar inquietud, paranoia, estrés y preocupación, disparando adrenalina en el cuerpo y generando  tensión en todo el sistema nervioso. Cuando nos perdemos en la mente somos incapaces de discernir entre lo real y lo irreal, lo esencial y lo irrelevante.  Reaccionamos y nos protegemos contra amenazas que ni siquiera existen – la sombra de un puma que hace ya mucho tiempo dejó de cazar a  la humanidad.

Cultiva la capacidad del centinela viviendo anclado en el aquí y el ahora, respondiendo a las exigencias de tu mundo en forma espontánea y consciente, siempre presente en la profundidad silenciosa de tu ser.

Programa 6 meses

Pin It on Pinterest

Share This