Habitualmente necesitamos que sea la mente la que nos guíe, porque eso nos hace sentir que tenemos control. Es una falsa ilusión del control. “Si yo entiendo, entonces puedo controlar”. Pero lo que realmente pensamos es: “Si yo entiendo, me siento seguro”.

A veces las cosas que yo digo son tan opuestas al intelecto, las personas no tienen idea de qué estoy hablando, pero dicen: “Ah, bueno, sí”. Y como hubo una respuesta, piensan que tienen el control, aunque no entiendan nada. Tú puedes escuchar mis respuestas y a veces tu intelecto va a decir: ‘Ah, si, eso es razonable”, pero otras veces va a decir: “¿Qué?”. Aún así, como hubo una respuesta, nos sentimos seguros.

Y algunas veces nuestra seguridad está sustentada en las ideas más ridículas. Son tan contradictorias, pero no podemos percibir eso. Como con las guerras, por ejemplo: “peleo por la paz”. ¿Eso tiene sentido? Lo llevamos haciendo por toda la eternidad y creemos que tiene sentido, pero si realmente te detienes a pensar, “pelear por la paz” ¡no tiene ningún sentido! Pero cuando vamos más allá de todo, de todas las opiniones, todos los juicios, de todas las ideas, y comenzamos a expandir el amor-conciencia, que es loque realmente somos en la profundidad, hablamos desde el corazón, y eso nos da la seguridad verdadera, porque sabemos que eso es permanente, sabemos que es real. Es como tener una manta tibia alrededor tuyo, sin importar lo que esté pasando externamente. Tienes esa tibieza internamente y tienes la capacidad de fluir, y eso viene del corazón.

Cuando viene de la mente es una seguridad falsa, cada paso es inseguro, tienes que parar, tienes que pensar, tienes que juzgar, tiene que decidir y después vas a dar otro paso y otro, y a veces vas a dar un paso hacia atrás. Pero cuando viene del corazón, fluye porque el corazón sabe que todo lo que nos ocurre es solo una nueva experiencia.

El corazón sabe que no importa qué camino tomes, siempre va a ser otra experiencia para crecer. El corazón sabe que en realidad, nada puede afectarlo. Puedes elegir ira la derecha, o a la izquierda, ir a la playa, irte al bosque, no tiene importancia, porque el corazón no está tratando de llegar a ningún lugar, el corazón está siendo el corazón disfrutando la creación.

Y la gente crea exactamente 10 que necesita en cada momento. Tu puedes estar en la cocina cortando tomate, alguien hace algo y de pronto una gran emoción emerge porque te recordó a tu abuela. O sea todo lo que estamos creando siempre es para evolucionar, para liberar el estrés, el sufrimiento, el arrepentimiento, los juicios, la separación con nuestras familias.

Deja de buscar claridad para el futuro, busca la claridad en este momento, en tu corazón. Conocerse a si mismo es la claridad mayor. Si te conoces a ti mismo puedes hacer lo que sea, o nada, y estar en dicha, y lo que sea que hagas, vas a ser excelente en eso , pero también vas a poder ver que el hacer tampoco te completa. Lo que te completa es el ser y el dar.

Articulo original tomado de Estrella Valpo

Summary
Escucho a mi mente o a mi corazón?
Article Name
Escucho a mi mente o a mi corazón?
Description
Habitualmente necesitamos que sea la mente la que nos guíe, porque eso nos hace sentir que tenemos control.
Author
Publisher Name
Isha
Publisher Logo