Si yo no me estoy amando, nadie me va a amar. Necesito darme ese amor a mí, necesito apreciarme, necesito encontrar esa paz interna, ese amor interior. Y necesito dar eso. Y después, absolutamente todo va a cambiar.

Si voy caminando por la vida con la idea de “estoy triste porque nadie me quiere,” no importa cuánto amor la gente te dé, jamás va a ser suficiente, porque tú estás vacío. Todos tenemos que amarnos a nosotros mismos y dejar de demandar del afuera, y eso nos da una libertad muy grande y un regalo muy grande para brindar a los demás.

Es tan importante en las relaciones el dejar ir todo, el expresar cómo nos sentimos y dejarlo ir, en todo tipo de relaciones, porque si no, el amor empieza a disminuir y a separarnos. ¿Y qué queda?: resentimiento, hasta olvidarnos de por qué amamos al otro. Y tenemos que hacer lo mismo con nosotros, pues todos los humanos hacemos cosas de las que no estamos orgullosos, pero volver a recordarlo una y otra vez solo sirve para sufrir.

Los seres humanos somos tan sensibles, tan sensibles. Suceden cosas en nuestra vida que hacen que quedemos tan asustados, que nos da miedo abrirnos. Esas personas que ves que están tan cerradas, que son tan negativas, son las personas que más amor necesitan, así que no seas duro con ellas. Sé lo opuesto: sé amoroso, dales. Y hazlo porque eso es lo que hace el amor: da. No busques una respuesta positiva del otro, solo da amor, porque el amor rompe con todos los muros. En algún momento empieza a resquebrajarse esa dureza y el amor comienza a permear.

¿Y las personas celosas? Las personas celosas creen que son descartables o que no son suficientemente buenas, que hay siempre otro mejor que ellos. Cuando realmente nos amamos a nosotros mismos, nos valoramos hasta tal punto que nos damos cuenta que nosotros somos responsables por nuestras acciones. Cuando me amo a mí misma, me valoro. No me voy a sentir descartable, no me voy a sentir como si pudiera ser abandonada, no se siente eso. Y soy responsable por mí.

Y la ironía de los celos es que siempre vas a crear tus miedos mayores, porque los celos alejan a todos, son como un veneno. Causan dramas, causan separación con uno mismo y con todos los demás. Así que solo hay una solución: tienes que valorarte a ti mismo, pero profundamente, y como consecuencia de eso, tus espejos te van a valorar también.

Si comienzas una relación, sé inocente, solo disfruta, no necesitas casarte o tener hijos con esa persona, solo diviértete. La vida es para divertirse, pero tenemos unas ideas tan fijas. ¡Y nos asustan! En vez de divertirnos tenemos todo el plan hasta para cuando envejezcamos. Tenemos que disfrutar, abrirnos a recibir, abrirnos a amar y soltar el miedo en cada momento.

Ábrete a recibir, ábrete a amar y suelta el miedo en cada momento. No tengas miedo a la intimidad. Sé intimo contigo mismo y como consecuencia de eso, una vez que te conozcas bien, vas a poder abrirte a otras personas, pero no te pierdas la oportunidad por miedo. Y tampoco te aferres por miedo a estar solo.

Si estoy bien conmigo, voy a estar bien con todos. Si me amo, me estoy abriendo a recibir amor.

Summary
Hablemos del Amor
Article Name
Hablemos del Amor
Description
Si estoy bien conmigo, voy a estar bien con todos. Si me amo, me estoy abriendo a recibir amor.
Author
Publisher Name
Isha
Publisher Logo
LA VIDA PUEDE SER DICHOSA TRASNFÓRMATE