was successfully added to your cart.

Lección 5: Elecciones Nuevas

By 26 octubre, 2015Cursos

Bienvenido a la última lección de este curso, lo cual significa que el tiempo que hemos compartido juntos en este espacio de sanación y transformación está llegando a su fin. Sin embargo, el crecimiento que puedes experimentar a través de estas enseñanzas está apenas comenzando. Las facetas que he compartido contigo en estas lecciones son extremadamente poderosas. Mientras más las practiques, más consciente serás de la profunda transformación ocurriendo en tu vida. Comparto estas facetas ya que son aquello que me trajo a mi propia libertad interior: mi mayor dicha en la vida es poder compartirlas con los demás.

Si tienes alguna pregunta sobre la práctica, no dudes en contactarnos.

Recuerda que es importante sentir tus emociones: las facetas las traerán a la superficie, para que pueden ser sanadas: cuando esto ocurre, ¡no las evites! Además, al final de esta lección, hay un video y una lista de Tips para la práctica correcta. Cuando sea que tengas alguna duda, puedes referir a esta sección: encontrarás ahí las respuestas a las preguntas más frecuentes.

Antes de dejarte, quisiera compartir contigo un texto inspirador que he creado especialmente para este curso. Te invito a leerlo cada mañana antes de comenzar tu día: lo puedes imprimir y pegarlo frente a tu escritorio, o incluso en la nevera! Pero lo más importante es empezar a observar dónde podrás aplicar este texto en tu propia vida, a medida que comienzas a tomar decisiones cada vez más conscientes y amorosas en cada momento. Ten en cuenta que se refiere a las acciones que empezaremos a desarrollar cada vez más, las cuales a medida que nos enfoquemos en ellas, se irán evolucionando. Así que no se trata de ser rígidos y duros con nosotros mismos en caso de no cumplir con ellas de entrada.

Mi Enfoque para el Día

Hoy, elijo aquello que ayuda a elevar mi conciencia y traer más amor a mi vida.

Elijo hablar la verdad.

Hablando mi verdad, no estoy abandonándome en la búsqueda de aprobación en el afuera.

Elijo ser vulnerable y completamente humana(o) y remover mis máscaras para lograr amarme incondicionalmente.

Elijo no aferrarme ni enfocarme en la carencia, porque la verdadera naturaleza de la conciencia es dar.

Elijo soltar mis apegos y adicciones, los cuales me dan una falsa sensación de amor ilusorio. Elijo escuchar a los que me rodean, a llevar lo que me dicen hacia adentro, incluso cuando no estoy de acuerdo o no entiendo, a confiar que todo lo que se me presenta es una oportunidad para avanzar en mi viaje de auto-realización.

Hoy, elijo el amor incondicional.

Imagina que cuando miras al espejo, el rostro que está mirándote es el de alguien a quien verdaderamente amas.

Sólo imagina…

Con amor,

Isha Judd

Tips para la Práctica Correcta

Si tienes alguna duda no mencionada a continuación, escríbenos a info@isha.com para recibir apoyo.

Tiempo

Puedes dividir tu práctica diaria en dos sesiones de media hora o tres de veinte minutos. En cada práctica, usamos todas las facetas, en orden y aproximadamente por la misma cantidad de tiempo. Si vamos a meditar por veinte minutos, por ejemplo, usaremos la primera faceta por unos cinco minutos, luego cambiamos a la segunda por cinco minutos, después cinco minutos con la tercera, y finalizamos con cinco minutos para la cuarta. Puedes medir el tiempo dando un vistazo al reloj. Recuerda: no tiene que ser exacto. Esta práctica nunca requiere ningún tipo de esfuerzo físico o mental; tampoco precisa control rígido.

Durmiéndote

Si te duermes mientras estás practicando con los ojos cerrados, eso es perfecto. Cuando meditamos, siempre creamos lo que necesitamos. Si tu cuerpo ha acumulado fatiga, te quedarás dormido. Esto sucede porque el cuerpo está aprovechando la relajación profunda, producida por la meditación, para descansar y regenerarse.

Si con frecuencia te duermes y no logras unificar, intenta hacerlo sentado en vez de acostado. Si a pesar de esto todavía te quedas dormido, ¿qué te puedo decir? ¡Necesitas dormir!

A veces pasamos por un tiempo en que cada vez que meditamos con los ojos cerrados nos quedamos dormidos. Esto puede durar unos cuantos días o inclusive unas semanas, pero es algo muy bueno. Cuando el cuerpo haya descansado lo suficiente, te sentirás más vital y enérgico que nunca. No luches con esto, sólo recuerda que estás sanando y esto pasará.

Posición

Cuando estás meditando con los ojos cerrados, es importante que estés confortable. Ésa es la única regla con relación a la postura. Puedes sentarte o acostarte, cambiar de posición, rascarte… siempre y cuando te sientas cómodo.

Practicar menos de veinte minutos

Cuando meditamos con los ojos cerrados, lo ideal es hacerlo por lo menos veinte minutos, para que puedas sacar el mayor provecho del descanso profundo que hace a la unificación tan beneficiosa.

Si estás sentado esperando para entrar a la consulta médica o en un taxi, puedes cerrar tus ojos y unificar por unos minutos, pero en la medida de lo posible trata de realizar tu hora diaria de práctica en sesiones de por lo menos veinte minutos.

Música

Al practicar con los ojos cerrados, nos sumergimos profundamente en nuestro ser. Cualquier cosa que estimule los sentidos sólo servirá como distracción y debe ser evitada en la medida de lo posible. No coloques música de ningún tipo cuando estés meditando con ojos cerrados, ya que, por muy agradable que pueda ser, esto mantiene nuestra atención en el afuera, lo cual es opuesto a lo que estamos tratando de lograr.

Beber Agua

Otra forma de ayudar al cuerpo en su proceso de sanación es beber agua. El cuerpo usa líquido para limpiar las toxinas que están siendo liberadas, y por eso durante la meditación se deshidrata más rápidamente de lo usual. Debido a esto, es importante beber al menos un litro y medio de agua por día. Esto ayudará a tu cuerpo a eliminar el estrés. Si no estás acostumbrado a tomar mucha agua, trata de mantener una botella en tu escritorio o en la mesita de noche, y beber cada vez que te acuerdes. En cualquier caso, encontrarás que tu cuerpo naturalmente comienza a pedirte agua, y empezarás a sentirte sediento a medida que te vuelves más consciente de sus necesidades.

Hacer Ejercicio

Cuando meditamos, no es sólo nuestra percepción lo que está cambiando. El cambio vibratorio que ocurre cuando pensamos las facetas afecta todo el sistema nervioso. La frecuencia del amor-conciencia progresivamente actualiza las células de nuestro cuerpo.

En la presencia de una vibración alta, cualquier vibración baja naturalmente se eleva. Cuando esto sucede durante la unificación, todo lo que vibra en una frecuencia baja en nuestro cuerpo, tal como las toxinas, el estrés y la tensión física, comienza a desaparecer de forma natural.

Puedes ayudar al cuerpo a remover el estrés y las toxinas que están aflorando a la superficie haciendo algo de ejercicio. Cualquier tipo de ejercicio es benéfico, caminar, correr, bailar, nadar, hacer yoga; cualquier deporte o actividad física que disfrutes. Vamos a tratar de hacer un mínimo de media hora por día.

Dolores de Cabeza

Si sientes dolor de cabeza durante o después de la meditación, asegúrate de que no estás haciendo ningún esfuerzo mental. Los dolores de cabeza pueden ser causados por tratar de evitar forzosamente aquellos pensamientos que consideras negativos. Recuerda que este proceso no requiere que pongas tu mente en blanco o que te concentres intensamente; no debes tratar de controlar tus pensamientos. La meditación debe ser agradable y natural para la mente.

Otra posible causa de un dolor de cabeza mientras estás meditando es la deshidratación. Cuando usas las facetas, el líquido de tu cuerpo es empleado para liberar las toxinas, entonces es importante beber mucha agua.

Los dolores de cabeza también pueden surgir porque el cuerpo está liberando estrés físico. Si éste es el caso, el dolor pasará en poco tiempo, sólo continúa meditando, bebiendo agua y haciendo ejercicio.

Puntos de Atención

Algunas veces las personas tienen dificultad con los puntos de atención de las facetas. Usualmente esto se debe a que se están esforzando. Cuando llevamos nuestra atención a lo profundo del corazón, por ejemplo, no necesitamos visualizar un color o luz en particular, ni necesitamos concentrarnos de ninguna manera. Sólo colocamos la atención suavemente en el corazón.

Los puntos de atención abren los centros de energía del sistema nervioso, para que podamos vibrar en niveles siempre más altos de amor-conciencia.

Regularidad de Práctica

Es muy importante que te comprometas a la práctica completa por un periodo mínimo de un mes. Cuando nos separamos de lo que nos rodea y creamos la ilusión de que no merecemos amor, bloqueamos todos nuestros centros energéticos. Estos centros están rodeados de estrés y toxinas. A medida que comenzamos a sanar, el estrés y las toxinas se van junto con los sistemas de creencias negativos que nos inducen a protegernos del afuera. Para comenzar a sentir energéticamente la presencia del amor-conciencia, toda esta basura acumulada se tiene que ir, para que podamos vibrar en una frecuencia más alta. Algunos experimentarán paz y alegría inmediatamente, pero otros estarán removiendo toxinas y sanando el sistema nervioso, y esto se traducirá en lo opuesto; causará el parlotear incesante de la mente. Podrías no sentir paz y alegría inicialmente. La persistencia te permitirá tener esta experiencia, y bien vale el esfuerzo. Entonces haz el compromiso contigo mismo y dale a esta meditación la oportunidad que tú mereces. Por supuesto, después del primer mes, ¡estoy segura que querrás continuar practicando! El crecimiento que puedes lograr con estas herramientas es ilimitada y nunca dejarán de funcionar.

Sintiendo tus Emociones

Un aspecto fundamental de esta práctica es sentir tus emociones sin juzgarlas. Esto es muy diferente a quedar atrapados en el drama o el sufrimiento. Por ejemplo, si estamos tristes, nos permitimos llorar. Si estamos enojados, gritamos en una almohada, golpeamos una bolsa de boxeo o un colchón, o hacemos ejercicio físico para mover la energía. Hacemos esto con inocencia, tal como lo haría un niño.

Algunas veces, cuando estés meditando, puedes sentir una profunda felicidad. Tus pensamientos se convertirán en una melodía distante de la cual apenas puedes distinguir las palabras, como si estuvieras envuelto en una tibia cobija de amor incondicional.

En otros momentos, puedes comenzar a sentir tristeza o rabia, tal vez por ninguna razón aparente. Todo esto es parte del proceso de crecimiento y de ninguna manera es un motivo para dejar de meditar. Como dije antes, cuando nos enfocamos en el amor-conciencia, todo lo que no está vibrando en una frecuencia alta comienza a caer naturalmente. Esto incluye las emociones que aprendimos a reprimir a lo largo de nuestra vida.

¿Cuántas veces has contenido tus lágrimas? ¿Cuántas veces has puesto una sonrisa falsa o escondido tu rabia? En la mayor parte del mundo, a los hombres se les enseña a no llorar porque tienen que ser fuertes, y no se supone que las mujeres se enojen, ellas tienen que ser graciosas y dulces todo el tiempo.

Hemos aprendido desde muy temprana edad a abandonar nuestros sentimientos, pero esas emociones suprimidas no han desaparecido. Yacen en lo profundo de nosotros, creciendo lentamente hasta que explotan en un ataque de ira o terminan en una depresión.

A medida que tu experiencia de amor-conciencia se expande, tus emociones comenzarán a fluir más espontánea. Los niños son un ejemplo perfecto de esto. Ellos no reprimen sus emociones, de modo que las mueven rápidamente, y vuelven a estar completamente presentes en todo.

Cuando meditamos, estamos retornando a ese estado del ser. Estamos recuperando ese nivel de conciencia, mientras que, al mismo tiempo, estamos viviendo una vida adulta madura. Esto es posible, de hecho, es fácil. Verás que a medida que tu conciencia se expanda, naturalmente te volverás más inocente, más espontáneo.

Programa 6 meses

Pin It on Pinterest

Share This