El hecho de haber sido una niña adoptada me marcó profundamente, pero siempre me empujó a descubrir más. Llegué a tener mucho éxito en mi vida, porque siempre quería probar, con hechos externos, que yo valía. Pero como ya les he compartido, cuando fui adentro y me conecté, me di cuenta de que yo no me amaba a mí misma para nada. Yo creía que había algo que estaba fundamentalmente mal conmigo, y cuando vi eso y empecé a buscar en mi interior, pude liberar el miedo y encontrar una abundancia de paz, amor y dicha enormes: mi propia casa segura.

Mi experiencia de vida y mis propios cambios me han llevado a diseñar el método de expansión del amor que he creado y que utiliza ciertas herramientas mentales a las que yo llamo facetas, que son como una luz que va alumbrando hacia adentro de nosotros, expandiendo el amor y a la vez disolviendo lo que ya no nos sirve. Puede que en esa excavación surjan emociones que necesitan fluir a medida que las corazas duras y viejas van cayendo. Sólo tenemos que permitirnos sentirlas, como cuando éramos niños, y de ese modo se van disolviendo.

Para mí, es muy evidente cómo lo que aprendemos nos condiciona y limita nuestra capacidad natural de ser simplemente nosotros mismos. Somos un potencial ilimitado que se puede pulir, desarrollar, cultivar y así ser y entregar a los otros lo mejor de cada uno. Muchas veces queremos ser y vernos como otros, pero ¿qué sentido tiene? Cada uno de nosotros es perfecto y único como es, y teniendo esto muy presente es que podemos dar lo mejor, siempre.

Con el fin de expandir más esta conexión con nuestro verdadero ser, he establecido, a través de la Fundación Isha Educando para la Paz, nuestro Centro Educativo con diferentes programas para el crecimiento interno y la auto-transformación personal.

Últimamente el foco de nuestra Fundación está puesto en el ámbito educativo, con un bellísimo programa para capacitar a docentes a enseñar estas herramientas a los niños. En este programa una de los puntos más importantes es guiar a los niños a que aprendan a encontrar esa paz y dicha internas, más bien a no perderlas, ya que para ellos esto es algo natural, algo con lo que todos nacemos. Se les va guiando para que tengan la valentía de ser ellos mismos y vayan descubriéndose en cada aspecto de su experiencia humana.

Es maravilloso lograr cosas, casarse, tener hijos, ir a la universidad, graduarse, pero ¿qué pasa internamente? A los niños no les hemos enseñado a ser felices simplemente porque nosotros los adultos no sabemos cómo hacerlo.

Entonces, es hora de aprenderlo. En este momento nuevo, podemos hacer el cambio. Muchas veces nos quedamos donde estamos por miedo a lo desconocido, pero ese miedo ya nos queda pequeño. Simplemente cambiemos lo que ya no nos sirve y elijamos lo nuevo, que ya está tocando a nuestra puerta. Es así como podremos compartir con todos, con nuestros pares, nuestros seres queridos, nuestros niños, a través de nuestro propio ejemplo fresco que va iluminando el camino.

¡Comencemos ya esta aventura de ser lo mejor de nosotros mismos!

Articulo original tomado de Estrella Valpo

Summary
No nos han enseñado a ser felices
Article Name
No nos han enseñado a ser felices
Description
El hecho de haber sido una niña adoptada me marcó profundamente, pero siempre me empujó a descubrir más.
Author
Publisher Name
Isha
Publisher Logo
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by